sábado, 2 de diciembre de 2006

JAVIER LOZANO ALARCÓN


Este mensaje es para que se añadan comentarios respecto a Javier Lozano, secretario de trabajo y previsión social del dictador Felipe Calderón, en el que se denuncien sus corruptelas, raterías, abusos, arbitrariedades, etc, desde el pasado y hasta la fecha.

Por favor usa el sistema de comentarios para poner información de notas de prensa (con un link a la nota en internet) y todo tipo de información de denuncia.

1 comentario:

JL Lezama dijo...

http://www.uacm.edu.mx/docsucm/articulosucm1.html

Laboran en condiciones de esclavitud trabajadoras domésticas indígenas

Investigadoras en trabajo doméstico informaron que en México las trabajadoras de este sector son explotadas y que la mayoría de las indígenas que laboran en este ramo, lo realizan en condiciones prácticamente de esclavitud, por lo que se pronunciaron por una legislación que proteja a estas empleadas y obtengan los mismos derechos laborales que se estipulan en la Constitución y en la Ley Federal del Trabajo.

Lo anterior fue expuesto por la doctora Mary Goldsmith, profesora investigadora del Departamento de Política y Cultura de la UAM-Xochimilco, y la doctora Larisa Ortiz, integrante de la Asamblea de Indígenas Migrantes del Distrito Federal, durante la mesa redonda Los derechos humanos y el trabajo doméstico, que organizó la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), en el plantel Centro Histórico.

Mary Goldsmith señaló que desde hace 20 años hay propuestas para reglamentar el trabajo doméstico, de tal forma que éste se incluya en el Capítulo 13 de la Ley Federal del Trabajo, pero los diputados federales se han resistido a cambiar la ley. Señaló la necesidad de impulsar nuevamente ésta propuesta, debido a los abusos a que son sometidas éstas empleadas, los cuales van desde la explotación –pues no cuentan con horario laboral de ocho horas como el resto de los trabajadores-, hasta los malos tratos y abuso sexual, así como discriminación y racismo.

Por su parte, Larisa Ortiz indicó que alrededor del 80 por ciento de sector femenino que trabaja en la Ciudad de México como empleadas domésticas son indígenas, quienes debido a la ignorancia permiten la constante violación de sus derechos humanos. Por ello, dijo, laboran en condiciones prácticamente de esclavitud, son discriminadas, maltratadas verbalmente, obligadas a comer las sobras de las comidas y prácticamente no perciben un salario, porque “les pagan en especie” con techo y alimentos.

Agregó que de los 10 millones de indígenas que hay en México, poco más de la mitad son mujeres, y se calcula que un millón de ellos viven en el Distrito Federal y de éstos, unas 25 mil son mujeres abandonadas, madres solteras o viudas que se emplean en el trabajo doméstico; por ello indicó que, más allá de reformar la ley laboral, se debe reconocer el derecho de los indígenas por integrarse a la vida nacional.

Así mismo, Mary Goldsmith lamentó que la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, de la que México forma parte, no se cumpla cabalmente en nuestro país, pues se han detectado los trabajos forzosos a los que son sometidas las empleadas domésticas que, en muchos casos, son niñas y niños que no reciben salario y se quedan sin posibilidades de estudio, pues persiste la idea de que el trabajador es propiedad del empleador. “No cuentan con seguro médico; seguro de desempleo; no acceden a los programas de vivienda, ni a pensión por invalidez y sólo dependen de la buena voluntad de sus empleadores”.

Añadió que en casi todo el mundo hay una legislación laboral discriminatoria en este sentido, pero en países latinos como Bolivia y Argentina se cuenta con sindicatos y otros modelos de organización que luchan por los derechos laborales de las empleadas del hogar.

Por lo anterior, tanto Goldsmith como Ortiz, se pronunciaron por impulsar cambios a la Ley Federal del Trabajo, el respeto a los derechos humanos y que el Estado vele por el cumplimiento de los derechos laborales de las empleadas y empleados domésticos.